Este pasado viernes, 25 de octubre, fue un día muy especial, de esos que recordaremos siempre. Acompañadas de familia y amigas, recibimos en Caspe, el premio al Trabajo Social en el siglo XXI, otorgado por el Colegio de Trabajo Social de Aragón. Vivimos, emocionadas, un acto entrañable, de puesta en valor de nuestra profesión y de reconocimiento.

Recogemos, por escrito, el discurso de agradecimiento: 

VIII Acto aragonés del Trabajo Social: valor, reconocimiento y compromiso

«Cuando empezamos a pensar en nuestro proyecto cooperativo, como cualquiera que monta una empresa, tuvimos que elaborar nuestro plan de negocio y tuvimos que definir nuestra misión. Las asesoras que nos acompañaron en ese momento inicial nos planteaban que la visión tenía que ser muy general e inspiradora. No nos podíamos quedar en algo pequeñito, teníamos que ser ambiciosas. A nosotras nos sonrojaba escribir que pudiéramos llegar a ser referentes en Aragón en nuestro trabajo. Casi cinco años después estamos recogiendo este premio y para nosotras es una clara visión de que esa misión no iba desacertada.

Agradecemos al Colegio Profesional de Trabajo Social y a su junta directiva que nos propuso y nos seleccionó para este premio por varios motivos :
• en primer lugar, porque este premio es un reconocimiento y una visibilización de un proyecto de mujeres emprendedoras. Aún hoy, en esta sociedad de justo feminismo, no sería lo mismo si fuéramos hombres, porque hay pequeñas piedras que nos ponen por el camino por el hecho de ser mujeres.
• porque también es un reconocimiento y una visibilización del Trabajo Social Comunitario. Reivindicamos más Trabajo Social Comunitario a la Universidad y Administraciones. Es necesario que apuesten e impulsen el cambio de modelo, continuando el camino del asistencialismo a lo comunitario.
• Y por último, también damos las gracias porque es un reconocimiento y es una visibilización de la Economía Social y Solidaria de la que formamos parte, porque no podía ser de otra manera, ya que los principios del Trabajo Social tienen mucho que ver con la Economía Solidaria.

Compartimos el premio, también, con todas las compañeras que han trabajado con nosotras en estos años: Sara, Gabi, MªCarmen, Vanesa y Manu; somos lo que somos también gracias a ellas por todo lo que nos aportan.

Le dedicamos este premio a nuestras familias y a todas las personas que han venido a acompañarnos. Sentimos muy cerca vuestro apoyo y lo necesitamos.

Les damos la enhorabuena también al resto de premiadas porque para nosotras es un honor compartir estos premios con ellas.

Muchísimas gracias al Colegio porque hoy somos muy muy felices»

Gracias por los abrazos, las palabras dedicadas (también en digital) y las miradas cargadas de cariño y emoción.
Cuando empezamos «a soñar La Bezindalla», no podíamos ni imaginar una tarde como esta, así que, sobre todo, gracias por creer en nosotras.