Seleccionar página

Queremos compartir con vosotras otro de los buenos momentos vividos con el “Cuéntame Oliver”. Salimos con nuestras letras y encuestas al Parque Oliver, “nuestro parque”, como así lo llaman y lo sienten muchos de los vecinos y vecinas. Plantamos nuestro chiringuito en el paseo central para ver como el parque  poco a poco se iba llenando de vida  y gentes de todas las edades, no solo del barrio sino de también de los barrios de alrededor. Esta intervención ha sido una muy buena forma de acercarnos a la gente de forma abierta, haciendo trabajo de calle  y así poder facilitar la oportunidad de participar en el Cuéntame Oliver a todas aquellas personas que van viendo los carteles y que ya les suena el proyecto.

Nuestro objetivo para esa tarde: recoger opiniones sobre el Parque.

Os mostramos a continuación algunas de las preguntas sobre las que reflexionamos. Algunas personas decidían completarlas solas y otras prefirieron rellenarlas con nosotras, facilitando de este modo un buen momento de diálogo y encuentro.

¿Qué destacarías de la historia del Parque Oliver?   —-   ¿Qué te aporta a tí el parque?

De la cosecha de esa tarde os adelantamos algunas de los comentarios recogidos:

De los vecinos recuerdo la reivindicación, recuerdo lo que cantábamos ¡Queremos ver el parque de Oliver!, recuerdo las caminatas. Veníamos y todo era una explanada, no había nada.” Esther, vecina del barrio que ahora disfruta del parque en familia y con amigos.

“Hemos trabajado mucho hasta que lo hemos conseguido. Hemos plantado muchos árboles para dar vida a algo muerto.”  Bienvenida, disfruta del parque a diario.

“Se consiguió con muchas movidas, yo fui con un tambor muy grande al ayuntamiento a echarle pesetas porque no tenían dinero para hacerlo en los años 80.” Paco, luchó por el parque y ahora lo disfruta.

¿Qué aporta el Parque Oliver al barrio?

Estas son algunas de las respuestas:

Mucho, bajamos todos los días y varias veces. El parque es una triunfada, me conecto con la naturaleza  a un minuto de mi casa. Es muy querido y DADOR, el parque es nuestra criptonita.  Antes era una zona muy negra, muy dejado pero con el parque se nos hizo magia.” Ana, 41 años.

“Antes un lugar para hacer deporte, ahora un lugar para que jueguen mis hijos y vengan con sus abuelos.”

“Un sitio para jugar y poder dejar tú energía.”  Dani, 7 años.

Espacio de relación, aire libre, encuentros, paseos, cumpleaños, conciencia de los ciclos naturales: estaciones, floración, aves…

Mucho, es positivo. Es un lugar que da visión positiva al barrio. Espacio donde encontrarse con los otros vecinos.

Esto es una pequeña parte de lo que recogimos. La otra parte, es totalmente sensorial, entró por nuestras retinas al ver vecinos y vecinas encantadas de colaborar, escuchando con atención la esencia del Cuéntame Oliver,  vimos que aquellos que un día  “soñamos que queríamos un parque”,  hoy pueden disfrutar de él con sus hijos y nietos o simplemente “pasear y relajarse”. Vimos también un espacio de encuentro y relación intergeneracional fantástico.

Y lo que sigamos viendo os llega en la próxima entrada!